«

»

Mar 28

Bendito Chupete….Adiós!!


¡Bendito Chupete…..Adiós!



Recuerdo los últimos meses de embarazo y las charlas a las que acudíamos para “aprender a ser los mejores padres”; se nos daban pautas para aprender a instaurar el chupete sin que interfiriese el proceso de lactancia. La primera noche después de que naciese nuestro bebé, comenzó a llorar sin consuelo, y ante la incertidumbre y la falta de herramientas para resolver el llanto del pequeño, nos saltamos las directrices e hicimos uso de ese poderoso y mágico instrumento que desde el minuto cero logró calmar el llanto de nuestro pequeño, ¡bendito chupete!.

Además de reducir la incidencia de muerte súbita y calmar la ansiedad y el dolor de los niños, el chupete es “un recurso”  muy poderoso para aliviar la tensión en los padres, pues ante la mínima respuesta de llanto del niño, ponemos “tapón al canto”, de ese modo todos tranquilos.

Sin embargo, su uso debe limitarse en el tiempo, pues el abuso del mismo genera problemas bucodentales, que pueden ser el origen de tratamiento especializado.

Cuando un niño se introduce la tetina de un chupete en la boca y lleva a cabo lo que los expertos denomina succión no nutritiva (el propósito de este acto no es ingerir alimento alguno) los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera (dientes de conejo). Con el tiempo, los caninos (colmillos) chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente (mordida abierta). Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que, finalmente las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo (mordida cruzada).

Se estima que, para que las malformaciones sean apreciables, es necesario ejercer una presión más o menos constante durante seis horas diarias, aproximadamente. El factor tiempo, junto al de la energía que el pequeño aplique en la succión marcarán la diferencia en este aspecto.

Para evitar todos estos problemas, los especialistas recomendamos que la retirada del chupete se haga antes de cumplir los dos años, y por supuesto siempre antes de proceder al segundo gran reto: la retirada del pañal.

¿Y AHORA CÓMO LO HACEMOS?, “llorará sin consuelo”, “no podrá iniciar el sueño con lo que nos ha costado que duerma sólo”, “pero si es todavía un bebé”… todos los mensajes que los padres nos damos cuando tenemos que proceder a retirar el poderoso objeto, nos hacen paralizar la acción, y posponer la toma de decisión. Así que el primer paso es el consenso, racionalizar entre mama y papa que es muy importante, y armarnos de valor para dar el paso de decirle adiós al chupete.

CONSEJOS: Iniciad en el niño el concepto de que ya son mayores, que los niños mayores no llevan chupe, y pasad a limitar el uso del mismo sólo a siestas y sueño nocturno. A continuación, contad al peque alguna historia relacionada con el hecho de dejar de usar el chupete. Nosotros les contamos el cuento del “Pajarito Lito”, sabio mensajero de la luna, que acude a la clase a recoger los chupetes de los niños mayores para llevárselos a una luna Lola que se encuentra muy triste. Esta historia la contamos durante unas semanas, y fijamos un día para “escenificar la entrega de chupetes”. Ese día los niños entregan todos los chupes al pajarito Lito, que se los lleva para no regresar nunca jamás.

¡TRANQUILIDAD PAPIS!; el miedo es muy poderoso y nos hace pensar en lo que ocurrirá, magnificando emociones. Por lo general, los niños tendrán lo que vendría a ser  “un breve síndrome de abstinencia”, que desaparecerá a los pocos días, y en algunos casos a las pocas horas”. Recuerda que sus nociones de tiempo y espacio no son las nuestras, por tanto en breve dejarán de recordar que ellos antes necesitaban ese objeto para calmar su ansiedad y desconsuelo.

¡Ánimo papás!, esto es pan comido!!!!

Eva María Trigueros, Psicóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>